Soy actriz de vocación.  Me crié en las salas de cine viendo una película tras otra. Hacía pellas y me quedaba viendo pelis en casa. Fan del cine español. Antes de ser actriz quise ser directora de cine y me regalaron una vídeo cámara con la que grababa todo tipo de cosas. Luego me centré en la interpretación y empecé a estudiar con 14 años  compaginándolo con el colegio; quería ser “una actriz joven”. Cuando estaba en tercero de BUP vino Santiago Matallana a dar una charla sobre comunicación audiovisual y a la salida me ofreció participar en su película “El ángel de la guarda”. Así empecé profesionalmente y aquí sigo 26 años después en esta carrera de fondo habiendo pasado por muchos maestros, cortometrajes, largometrajes, series, obras, luces y sombras. Ah! Y un libro de no ficción sobre meditación; pero esta es otra historia. O no.

Scroll to Top